Buscar
  • Ferney Lombardo

Gracia, Misericordia y Dignidad

Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio, habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad. 1Timoteo-1.12


Quisiera contar dos historias sacadas de la vida real donde se ve claramente la gracia, la misericordia y la dignidad. La primera historia es de la película Los Miserables que es una novela donde su creador se inspiró en un hecho real. Un hombre, Vidocq, que toda su vida fue un malhechor e injuriador, mal hablado y mentiroso que solo se la pasaba haciendo daño y defendiéndose de los demás en un tiempo donde se robaba solo para comer, en el que las clases sociales eran pobreza absoluta y ricos. Cayó muchas veces preso y también muchas veces se escapó. En la película se muestra como comete un robo e inexplicablemente lo perdonan y le dicen: "vete y no lo hagas más". Y a partir de ahí empieza a trabajar para ayudar a los necesitados haciéndose un hombre muy importante en el gobierno de Francia y haciendo cosas buenas que hasta esos días nadie hacía.


La segunda historia es de Saulo de Tarso conocido como san Pablo el que escribió varias cartas de la Biblia inspirado por el Espíritu de Dios. Al contrario que Vidocq, Pablo no era un ladrón, era un hombre con estudios muy reconocido. Si pablo estuviese en este tiempo tendría muchos honores, sabría al menos 5 idiomas, seguramente tendría 3 o más carreras universitarias y tal vez fuese reconocido nacionalmente. Este hombre vivía una vida, diríamos buena, casi perfecta, en su casa y sus asuntos. Hasta que un día le dijeron: “Saulo, Saulo ¿por qué me persigues?” Ese día como en la otra historia apareció Jesús a su vidas perdonándole y dándole una vida nueva, la gracia para cambiar y la misericordia. Dios se apiadó de su miseria y mal vivir. Les dio dignidad, a uno para dejar de robar y al otro para tener como basura su sabiduría y así poder vivir la vida de DIOS.


No hay nada en este mundo que llene la necesidad humana, no hay nada material que sacie al hombre ni a la mujer, todo son separaciones, malos tratos, desesperanza y tristeza. Solo Jesucristo pude dar a Su creación Gracia, Misericordia y Dignidad. Y gratuitamente entramos en una vida desconocida para muchos donde Jesús viene a ser el Rey. Gracias a Dios por la vida nueva y por no pagarnos lo que merecemos. Gracias por perdonar nuestros pecados y por tu Espíritu que está en nosotros. Gracias.


479 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Eufemismos