Buscar
  • Ferney Lombardo

YO Y MI CASA CONFIAREMOS EN TI

Desde que empezó el Estado de Alarma, la visión que hemos recibido de nuestro pastor es que este tiempo es de Dios, que es la hora de confiar y de buscarle con más intensidad, de hecho los cultos Cada Día En Su Presencia siguen sin interrupción a pesar de las dificultades y de las medidas sanitarias que son necesarias y además están los cultos de intercesión Es La Hora todas las mañanas. El mes de Abril en pleno Estado de Alarma y con el miedo generalizado por todas partes, me hospitalizaron de urgencias con un neumotórax. En cuanto ingresé el médico me explico todo lo que me iban hacer y en menos de 15 min estaba con tubos por todas partes y un drenaje debajo de mi axila. Para los médicos y las enfermeras un 10, son unos verdaderos profesionales en su trabajo. Después de hacerme todo y estar un tiempo en la camilla, les oía hablar entre ellos con mucha inseguridad y se notaba un ambiente de miedo con todo el tema del covid-19. Después, me subieron a planta y me llevaron por los pasillos y las conversaciones que se oían realmente generaban miedo e inseguridad porque eran palabras sin esperanza nacidas en la incredulidad. Me imaginaba que estas conversaciones tendrían en sus casas con sus familias y conocidos. Algo parecido le pasó al pueblo de Israel cuando Dios, por medio de Moisés los sacó de la esclavitud de Egipto, en sus casas hablaban mal de Dios y la incredulidad se extendía como la pólvora y de casa en casa solo había comentarios de miedo y de terror por estar en el desierto, ninguno de ellos hablaban bien de Dios y mucho menos de Moisés, a este le decían habla tú con Dios para que no muramos y cuando se acordaban de Dios era para maldecirlo. Dios hizo auténticos milagros durante todo el tiempo en el desierto, les proveyó de todo lo necesario para vivir y también les dio órdenes para que aun el más torpe o desobediente se salvara por hacerlas.

Esto también me recuerda un reportaje que vi de la Segunda Guerra Mundial que una de las mejores armas de los nazis era la publicidad manipulada, es decir, a través de la radio y la televisión decían a sus millones de oyentes cosas que no eran verdad, tenían personas preparadas para esta tarea que movían masas de gentes apasionadas que daban todo por su país sin darse cuenta que estaban creyendo una mentira que trajo consecuencias muy graves.

Estamos viviendo un tiempo donde o el Señor Jesús es Rey o nos vence el miedo, por todas las cosas que se dicen en radio y televisión, lastimosamente mensajes que nacen en el miedo y que se meten en lo más profundo del ser. Sí, es verdad que hay que tomar todas las medidas de precaución que nos dicen los sanitarios y también es verdad todo esto del covid-19 que está pasando simultáneamente en varias partes el mundo y también es verdad que Jesús es Rey y el Rey en nuestras casas y Él nos cuida. Tenemos que hablar de Su verdad y de todas las proezas. Como he dicho antes, creo que este tiempo es de Dios y Él nos está llevando hacia la puerta de sus secretos. Esto lo veo muy claro en cómo está cuidando la Comunidad, estamos viviendo con fe y esperanza, hablando bien de Dios, bendiciendo Su nombre y ahora nos ha provisto de todo lo necesario con más abundancia que antes, siguen ingresando personas para que puedan recibir ayuda y estamos, dentro de lo que cabe, en la normalidad de nuestro Padre.

Como hijos de Dios tenemos dos opciones o creer todo lo que nos dicen los medios incluido el miedo, la desesperanza y tristeza o creer que estamos en el tiempo de Dios y que Él nos cuida, si es así, esto nos llevará a confiar plenamente en Él.

414 vistas5 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Eufemismos